martes, 5 de febrero de 2008

Entrevista Por Jose Pablo Quevedo



Entrevista* al pintor peruano Leonardo CASIMIRO con motivo de una serie de exposiciones de sus obras en Alemania

Por José Pablo Quevedo

Con motivo de la V. Cita de la Poesía: Berlín-Latinoamérica 2000 realizada en los meses de agosto y septiembre del presente año, el pintor peruano Leonardo Casimiro fue invitado a Alemania para exponer sus obras de pintura en diversos centros culturales de Berlín y de Gera. Las invitaciones fueron cursadas por la Sociedad „Trilce“ de Berlín („Trilce“- Gesellschaft Berlin e.V.), por el círculo literario „Melopoefant“ y por la Academia Ecuménica de Gera. El pintor Leonardo Casimiro vino a este país europeo representando al Salón Nacional Itinerante de Artes Plásticas de la Casa del Poeta Peruano.

J.P.: ¿Cuáles han sido los resultados de esta visita por Alemania?

L.C.: Los resultados han sido amplios en cuanto a las expectativas del público alemán y latinoamericano, siendo las exposiciones de mi obra, más trascendente, en mi consideración , la de Gera, ciudad natal del pintor Otto Dix, que fue organizada por la Academia Ecuménica de Gera.

J.P.: ¿Y qué fue lo que allí te llamó la atención?

L.C.:Primero, que ví como una iglesia evangélica abría sus puertas a una exposición pictórica; la muestra fue montada profesionalmente; concurrió mucho público; además hubo un programa cultural y un brindis.

J.P.: ¿Crees tú que las iglesias en el Perú deberían imitar a las iglesias de este viejo continente, en lo que respecta al arte y la cultura o quedarse solamente cerradas hasta los días de misa?

L.C.: Creo, que los objetivos de las iglesias cristianas alemanas son diferentes y considero que en su proyección social son más humanas y conscientes de su papel. En América Latina y el Perú, ellas están al lado de los poderosos y se bendicen las armas de la muerte en todas las misas de todos los días con una indiferencia y una frialdad cruel. Una prueba elocuente, fue la visita del Papa a América Latina y también al Perú donde bendijo las armas de los militares.

J.P.: ¿Se puede decir lo mismo de todos los sacerdotes en América Latina o haces excepciones?

L.C.: En ello, hago distingos. No todos ellos son inhumanos, pero los problemas son de principios, de objetivos, de dogmas hacia la población, de tenerlas sumisas, de hacerlas conformistas a través de la fe.

J.P.: ¿Por qué crees tú, que con esta apertura al arte y la cultura, las iglesias cristianas alemanas, sobre todo en el sector de Alemania Oriental, nos aventaja en ideas de humanidad, acaso con este enunciado se contribuye a un acto de reflexión?

L.C.: Creo todavía, en esta parte de Alemania, hallar las huellas de lo que fue un Estado social, su carácter tolerante para entender al hombre no solamente en su fé sino en su forma integral, y también en su pensamiento discrepante. Por qué hay espacios para el diálogo, la reflexión y la integración para no ser devorados por la obscuridad.

J.P.: ¿Pudiste intercambiar algunas opiniones con el público que asistió a la iglesia de Gera?

L.C.: El intercambio fue siempre permanente y abierto. El público asistente, en su mayoría, fueron estudiantes de diferentes universidades, centros estudiantiles, academias y público en general. Con ellos traté también sobre el arte peruano y latinoamericano en el presente.

J.P.: Sé que una de tus obras causó expectativa y generó polémicas, me refiero a la „Consciencia. ¿Qué te concibio generar esa obra?

L.C.: No estoy acostumbro a hablar sobre mi persona, pero si quizás sobre mis hijos, mis obras. Pués, te diré esta es una de mis obras mayores, que haya parido en el dolor de la Humanidad. Y en ese dolor de la nostalgia es lo que contiene esa obra, porque el hombre es el monstruo del mismo hombre. Y un artista no es indiferente a ello. La obra es una huella bien parida para no ser borrada por la tempestad del tiempo.

J.P.:Yo creo entender, que la controversia generada con el público se debe a que tú en esa obra reflejas toda una secuencia histórica social muy contradictoria y también expresas tu compromiso social y en parte la función y el concepto de lo que debe de ser el arte.

L.C.: Efectivamente. El arte no es algo que debe empacharnos y hacernos vivir indigestados en nuestro propios egos, ni este debe ser frío ante el grito de un niño, ni ser mera propaganda ideológica, sino que este sea parte de la consciencia y contribuir a su desarrollo, porqué ella es la luz para construir el camino amplio, como ya lo han cimentado otros grandes artistas como Goya, Van Gogh, Velazquez, Sabogal, Käthe Kollwith, etc. Yo creo, que el arte figurativo sigue siendo trascendente como medio de expresión y de lenguaje universal.

J.P.: Tú has estado también en Berlín y París. ¿Qué te parecen los ambientes culturales de estas dos grandes urbes?

L.C.: Lo que más me ha impresionado de estas dos ciudades es el consumo cultural, en todas las calidades y al gusto del público. París, por ejemplo, sus grandes ingresos económicos los logra a través del arte y la cultura, por ende se le llama la „Ciudad Luz“. Todos los días del año hay largas colas, todos pugnan por entrar a los museos y vienen turistas de todas partes del mundo. En relación a Berlín, aquí también existe una gran actividad cultural en sus diferentes distritos, en sus galerias, casas culturales, museos tanto del Estado como privados, biblotecas, etc.

J.P.: ¿Lograste hacer contacto con artistas alemanes?

L.C.: En Gera visité el taller der artista Sakulowski, cuya formación intelectual la hizo en la Alemania Oriental. Con Sakuloski intercambié muchas ideas y tuvimos muchos puntos de coincidencias con relación a los planteamientos estéticos sobre la Humanidad. El artísta debe de ser solidario y expresar los sentimientos de su época.

J.P.: ¿Pudiste visitar algunos museos y galerías con obras de pintores alemanes?

L.C.: Visité en Dresde el gran museo „Zwinger“ que tiene las obras de los grandes maestros del arte clásico. Entre ellos aprecié las obras del maestro Canaleto, los trazos geniales de los tres caballos de Paul Rubens en su óleo , cuyo título reza „Apaciguar la tempestad“. Y la maja desnuda de Tiziano, que nos invita a un abrazo encendido de amor ante la puesta del sol.

J.P.: ¿Y de París, qué nos cuentas?

L.C.: Aquí visité el Museo de Louvre en la misma mañana que llegué a Paris, olvidándome del pan y de tomar una taza de café, pues mi sed era mayor. Tenía una cita íntima con los maestros Eugéne Delacroix y Théodore Gericault. Y los busqué y los busqué en las salas interminables y los pasillos de ese museo. Al momento de ver la obra quedé por un momento en silencio. Me acerqué y retrocedí frente a ella. Y esto lo hice varias veces. En ese instante abrase a Nelly, mi compañera en una intensidad de amor por este encuentro. Estaba satisfecho, pues las obras que exponían eran mejores que mis conocimientos adquiridos sobre las mismas. Fue el encuentro mas grande de mi vida con los maestros.

J.P.:¿Y tu admiración por Van Gogh ?

L.C.: Mira, yo soy muy respetuoso de las invitaciones. Al día siguiente estaba concertada la cita con este Maestro del color. Pero la invitación no estaba dirigida solamente a mí sino a varios, a Oscar Quintanilla, un amigo chileno; Francoise, la esposa de Oscar, Nelly, yo, y los perritos lanudos franceses. Teníamos preparadas cámaras fotográficas, máquinas filmadoras y llevamos otros utensilios con nosotros cuando subimos al coche en dirección a Auvers.
Cuando llegamos a este pueblo pudimos ver la iglesia del lugar, pintada por este gran Maestro espresionista. Y después nos encaminamos hacia el lugar de la cita. Van Gogh y su hermano Theo recepcionan a sus amigos y admiradores con una flor roja y muchas otras flores, tiernas y frescas como las pinceladas de sus lienzos. Después nos saludamos y conversamos espiritualmente en silencio. Los cuatro visitantes compartimos esta emoción recíproca y solamente atuvimos a abrazarnos como muestra de nuestra admiración y de reflexión hacia su obra. Ellos han sembrado la luz en el camino hacia el ascenso de la belleza espresiva del hombre.

J.P.: ¿Qué planes tienes para el futuro?

L.C.: Los planes que me he trazado para el futuro próximo, son entre otros, ahondar y profundizar el intercambio cultural con los artistas e instituciones culturales, caso concreto con el proyecto de la Casa de la Cultura de Umamarca en Lima. Dentro de este proyecto está contemplado implementar la biblioteca de ese lugar. Y en lo personal continuar con las exposiciones de mis obras en otras ciudades de Alemania.

J.P.: Te deseo muchos éxitos en tus proyectos y en tu vida familiar.



*Berlín, 7 de noviembre del 2000





Pintor peruano Leonardo CASIMIRO expondrá sus obras en Alemania y Francia

Con motivo de la V. Cita de la Poesía: Berlín-Latinoamérica, el pintor peruano Leonardo Casimiro ha sido invitado para exponer sus obras de pintura en diversos centros culturales de Berlín y de Gera. Las invitaciones han sido cursadas por la Sociedad „Trilce“ de Berlín („Trilce“ Gesellschaft Berlin e.V.), por el movimiento literario „Melopoefant“ y por la Academia Ecuménica de Gera, organizaciones, que vienen trabajando en forma conjunta y tienen ya una agenda elaborada con motivo de esa visita. El pintor Casimiro vendrá acompañado de su esposa Nelly Buenaventura Fernández de Leonardo.

La Sociedad „Trilce“ Berlín, en la persona de su Presidente Dr. Peter Knost, destacó la obra del pintor, manifestando, que es una tradición de esa organización, el promover la obra de artistas latinoamericanos en los centros culturales alemanes como parte del fomento cultural y del entendimiento entre los pueblos; asimismo, expresó, que la pareja Casimiro, ambos artistas plasticos, había sido elegida como los „artistas del año“ por esa Sociedad. Las muestras de Leonardo Casimiro serán expuestas en los meses de agosto, septiembre y octubre en los centros culturales: Lese Cafe Galerie „Mittendrin“ en Berlín, „Bürgerinitiative Hohenschönhausen“ Berlín y en la Academia Ecuménica de Gera.

También con este motivo, la „Trilce“ Gesellschaft Berlin y la señorita Simone Padolsky vienen trabajando un cuadernillo sobre la obra de Leonardo Casimiro que contendrá además algunas fotos de sus trabajos. Oportunamente, también el Círculo Literario „Melopoefant“ ha editado en la Revista Literaria „La Pirámide Invertida“, una información sobre este artista peruano.

También en coordinación con los poetas latinoamericanos residentes en Francia, de manera especial con el poeta peruano Jorge Tafur, el círculo Melopoefant de Berlín viene coordinando, de modo que las obras de este Maestro peruano sean expuestas en otras salas de exposiciones de París a mediados de octubre.

El color de las cantutas y la expresión del Ande en Berlín y Gera

No es la primera vez que un Maestro de la plástica peruana viene a Berlin invitado por diversos grupos culturales para exponer los motivos pictóricos de su creación. Pero ello, siempre, nos alegra infinitamente, ya que en torno a la obra del Maestro Leonardo CASIMIRO (Ancash, 1953) nos podemos reunir y conversar tanto latinoamericanos como alemanes sobre lo que es arte y , más precisamente, sobre lo que es el arte peruano.

La obra de este Maestro es singular, ya que los motivos que él recoge en sus pinceles, no son solamente del hombre andino en sus diversas manifestaciones de la vida social, del trabajo y de la harmonía con la naturaleza, como han sido plasmados en la obra de otros grandes maestros peruanos como José SABOGAL ( 1888 - 1956 ), Julia CODESIDO (1892 - 1979), Eladio RUIZ CERNA (Santiago de Chuco, 1922) entre otros - sino uno también puede ver en los cuadros de Leonardo Casimiro todo ese proceso de emigración del campo a la ciudad comprendido dentro del proceso de la proletarización de la vida del hombre del Ande en las grandes ciudades costeñas.

Por suerte, tuve la oportunidad de conocer a este Maestro en 1999, durante la exposición de Artes Plásticas „Víctor DELFIN“ en el Museo del Real Felipe del Callao en el Perú, donde también cordialmente fui invitado para participar. Después lo fuí conociendo mejor, cuando me enseñó su taller de trabajo en San Juan de Miraflores en Umamarca, en el kilómetro 14 de la carretera Panamericana sur. Aquí también el artista me contó que tiene pensado instalar la Casa de la Cultura para ponerla al servicio de todos.

Muchos de los cuadros de Leonardo CASIMIRO recogen los ambientes de espacio y tiempo geográfico y social del Perú diverso y profundo. En ellos contrastan las dimensiones del espacio andino con los motivos de la costa peruana. Leonardo CASIMIRO, como también José SABOGAL, pone el mundo andino, consciente y orgullosamente dentro de sus motivos y aquí el color expresionista trazan sus sentimientos, las escenas de la vida cotidiana, muchas de ellas que por su belleza, nos hacen recordar a ese gran Maestro francés Paul GAUGUIN. Y en ello, Leonardo CASIMIRO orienta su arte a la realidad peruana y , como José SABOGAL, cristaliza también en parte la psicología y la cultura del hombre andino.

También en los cuadros de Leonardo CASIMIRO, el observador puede percatarse y constatar, cómo se dan en las secuencias de la vida real, las muchas facetas del emigrante andino dentro de este proceso de enajenación en la gran ciudad y sus nuevas formas de vida que va creando y adquiriendo. Allí, en los colores grises y marrones recios de su paleta, pinta los barrios marginales entre los cerros empinados y sin vegetación de los Andes de la costa peruana. Asimismo, él describe, casi como un propio testimonio, los impulsos, los esfuerzos y la creatividad de la gente durante el trabajo cotidiano, en el transporte y destaca la vida hogareña, para poder subsistir en esos espacios emergentes.

Pero hay también aquellos cuadros del color vivo y de la fragancia que tienen las cantutas, raigambre y expresión del mundo andino. Seguramente, aquí, Leonardo CASIMIRO también nos muestra su formación artística y los pilares ideológicos que sostienen a su propio arte, en donde se da la mano con otro artífice, que ha influido en el pensamiento artístico de las varias generaciones de pintores peruanos, José SABOGAL. Sobre José SABOGAL, nos refiere Leonardo CASIMIRO, al abordar un concepto estético y de compromiso social sobre el arte: “... Una de las formas para entender que las diversas manifestaciones artísticas, jamás deben de estar aisladas de la realidad que lo rodea o pretender ignorar al ser humano que es el impulso y el fin de todo arte universal“. Y, nuevamente agrega:“ Hacer arte es un acto de fé, de alegría, de fervor, de respeto; también por todo lo que vive y rodea a la vida. Hacer arte, es pues amar el espectáculo del mundo en los maravillosos matices de la condición humana. Este es el telón de fondo“.(1)

En estas dos dínámicas de tiempo y espacios culturales, en estos dos contrastes que vive la realidad peruana, tal vez, el artista se vea impulsado a elegir lo que la realidad misma le exige y allí, „ dentro de lo que crea el pueblo y va hacia él“ , como dijera el gran vate peruano, César VALLEJO (1892-1938), este Maestro haya elegido una determinación nueva de su arte en su incondicional confesión y reconocimiento por el Hombre y por la Humanidad. En agosto y septiembre del año 2000, Berlín tendrá la posibilidad de apreciar los cuadros de Leonardo CASIMIRO, en ello vienen trabajando la „Trilce“ Gesellschaft Berlin, en la persona de su Presidente Dr. Peter KNOST, el círculo de poetas „MeloPoefant“ y el Reverendo Padre Lutz GITTER, por la Academia Ecuménica de Gera.

José Pablo QUEVEDO
Berlín, julio del 2000

(1) Tratando de explicar: Leonardo CASIMIRO, introducción a la VI. Exposición de Artes Plásticas „Víctor DELFIN“, Callao-Perú, 1999.